Inicio / Reflexiones / ¿Quiénes son los cuatro seres vivientes en Apocalipsis?

¿Quiénes son los cuatro seres vivientes en Apocalipsis?

Los cuatro seres vivientes en Apocalipsis son especiales entre los seres angélicos. Esto queda claro por su proximidad al trono de Dios. Ezequiel 1:12-20 dice que están en constante movimiento alrededor del trono. Están para alabar a Dios por siempre delante de Su trono, y sostienen “copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos” ( Apocalipsis 5: 6-14 ). Esto significa que llevan a cabo las oraciones de todos los creyentes a lo largo del tiempo, tanto las oraciones del pasado como las que se harán: una ofrenda perfumada ante el trono de Dios ( Apocalipsis 8: 3-4 ). Esta eterna fragancia fue primero simbolizada por el incienso que ardía en el tabernáculo ( Éxodo 25: 6 ).

Los cuatro seres vivientes se encuentran en:

Apocalipsis 4: 6-9 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos. (También en Ap. 5:6-14 ; 6:1-8; 14:3; 15:7; Y 19:4 habla de ellos).

Uno de los aspectos más interesantes de los cuatro seres vivientes es que demuestran que Jesús, el Cordero de Dios, es igual al Dios mismo. Su adoración al Cordero en Apocalipsis 5: 6-14 está claramente dirigida hacia Jesucristo, y dice:(v.12) “El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”. y (v.13) “Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos”. (v.9) Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación. Los 4 seres adoran al Cordero, Jesucristo, ofreciendo la misma reverencia que le hicieron al Padre, junto con los 24 ancianos.

El propósito de los cuatro seres vivientes también tiene que ver con la declaración de la santidad de Dios y la conducción del culto y la adoración de Dios, y están involucrados de alguna manera con la justicia de Dios, porque cuando se abren los primeros cuatro sellos y los cuatro Jinetes son enviados para destruir, sus poderosas voces, como truenos, ordenan “ven” (6: 1-8). Los jinetes responden a la convocatoria de las cuatro poderosas criaturas, indicando el poder que poseen las criaturas. Ese poder se vuelve a ver en Apocalipsis 15:7 cuando uno de los cuatro desencadena las siete últimas plagas de la ira de Dios sobre la humanidad.

Se dice que están “llenos de ojos por delante y por detrás” y eran semejantes a un león, un becerro, un hombre y un águila en vuelo. Cada uno tiene seis alas y siempre están diciendo “Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir”(Apocalipsis 19: 4). Estas cuatro criaturas vivientes se parecen mucho a las cuatro criaturas descritas en Ezequiel 1:10 e Isaías 6:2. No está claro si estos pasajes describen los mismos cuatro seres vivientes, pero es muy probable que sean del mismo orden exaltado de ángeles.

En resumen, estos seres son un orden exaltado de ángeles cuyo propósito es principalmente el de adoración ( Apocalipsis 19: 4 ). Son muy similares a los seres en Ezequiel 10 e Isaías 6: 1-3, y están de alguna manera involucrados en la justicia divina de Dios.

-Got Questions

Vea Tambien

El Precio del Pecado

Los cristianos a veces tenemos los sentimientos confundidos acerca de nuestros pecados. Tenemos miedo de …