Inicio / Reflexiones / Sorprendente!!! Así Operan los Demonios Incubo y Socubo…Testimonio que Impacta

Sorprendente!!! Así Operan los Demonios Incubo y Socubo…Testimonio que Impacta

VIDEO AL FINAL DEL ARTICULO

Existen varios tipos de demonios: los ángeles caídos según tradiciones cristianas, almas humanas, otros que son fantasmas y también los entes malignos. A través del tiempo han aparecido distintos de estos con nombres y características únicas. Pero en esta oportunidad se tocará acerca de los íncubos, entidades que son peculiares, veamos.

Íncubos es una terminología que significa “me acuesto sobre ti” y que viene del latin “incubaré”, es decir son demonios sexuales, que les gusta estar con mujeres para arrebatarles su energía vital. El aspecto de estos sujetos infernales es de diferentes tipos, según investigadores. Desde enanos, hombres de gran tamaño y delgado o todo lo contrario, pueden ser jóvenes apuestos que buscan despertar en sus víctimas el instinto sexual.

Hay varias teorías sobre sus orígenes, y es que dicen se tratarían de ángeles caídos que crearon una raza degenerada. Según el teólogo San Agustín de Hipona, estos seres celestiales que fueron retirados tuvieron hijos con mujeres mortales. También se dice existen súcubos, demonios femeninos que buscan en hombres la procreación a través de un coito posible.

Después de unas noches provocando la seducción en la mujer, el íncubo ataca y genera orgasmos muy elevados y momentos de horror. Al otro día la victima se levanta con una sensación de haber tenido un sueño erótico, brutal y extraño. Muchas personas afirman haber visto como cuerpos espirituales aparecen de la nada y los someten a diversos actos sexuales.

En Sudamérica, los íncubos son reconocidos en diferentes países por ejemplo en Chile es llamada “Trauko”. el “Boto” en Brasil, el “Kurupí” en Paraguay, el “Mohán” en Colombia o “Chusalongo” en Ecuador.

Demonios súcubos

Estos demonios poseen siempre el aspecto de una mujer de belleza extraordinaria, piel perfecta y cabello oscuro o rojizo. Posiblemente, el mismo aspecto de Lilith, Reina de la Oscuridad y la Noche, de quien se cree que descienden todos los demás súcubos.

Se esconden tras esta atractiva fachada para conseguir atraer y tentar a los mortales que se cruzan en su camino. Su única misión es atraer primero para atormentar después. Sus movimientos son ágiles y precisos. Su forma de caminar es muy seductora y cuentan con una gran presencia y carisma. Ese tipo de carisma que fascina y casi deja hipnotizado a su interlocutor, aunque un espectador avispado podría saber que se trata de un demonio por ese destello en su mirada de oscuro y enfermizo deseo.

Hablan varios idiomas, por lo que no tienen problemas para entablar conversaciones y establecer nuevas relaciones sociales. Podrían considerarse la compañía ideal si no fuese porque, en ocasiones, se dejan llevar y sacan su lado más lascivo.

Vea Tambien

El Precio del Pecado

Los cristianos a veces tenemos los sentimientos confundidos acerca de nuestros pecados. Tenemos miedo de …